Advertencia
  • JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 982

La relación de simbiosis favorece el desarrollo del árbol micorrizado

(0 votos)

TRUFERA

En un reciente estudio llevado a cabo por Ignacio Santa-Regina, investigador principal del proyecto denominado ‘Análisis de la implementación y evolución de la encina ( ‘Quercus rotundifolia Lam’) micorrizada con trufa negra ( ‘Tuber melanosp

orum Vitt.’) en el marco del proyecto ‘I+DeheSa’ desarrollado en la Finca de Castro Enríquez de la Diputación de Salamanca, se ha podido comprobar como las encinas micorrizadas, es decir, las que tienen el hongo de la trufa negra en sus raíces están mucho más desarrolladas, debido a que la relación de simbiosis entre el hongo y las raices favorecen el desarrollo del árbol.

El año pasado se plantaron 316 encinasmicorrizadas con Tuber melanosporum además de otras 32 sin micorrizar. Un año después se ha podido comprobar que salvo 14 encinas no micorrizadas, el resto ha prosperado incluso viendo a simple vista que las más desarrolladas son encinas micorrizadas.

Según el investigador Ignacio Santa-Regina, la encina establece simbiosis asociativas con distintas especies de hongos conocidas colectivamente como hongos micorrícicos o micorrizas, pudiendo ser ecto o endomicorrizas, que mejoran la capacidad de las raíces para la absorción de los nutrientes y les confieren otras ventajas ecológicas ya que este hongo, ectomicorricico, favorece el desarrollo de la encina debido a que aumenta el poder absorbente de sus raíces, facilitando la entrada de agua y componentes minerales, aumenta su resistencia a la sequía, las bajas temperaturas y a la escasez de elementos minerales, sobre todo en las primeras etapas de su desarrollo. Además la presencia del hongo protege a las raíces de ciertas enfermedades provocadas por microorganismos patógenos del suelo.

Podemos ver la información completa en el artículo del periódico Norte de Castilla, en el artículo La simbiois encia-trufa negra favorece el desarrollo del árbol.